viernes, 10 de marzo de 2017

El rework de Galio en League of Legends: de gárgola a coloso



¿Sabéis cuál era una de mis series de la infancia? Gárgolas. Para mí, en toda primaria, había dos pilares fundamentales en lo que a televisión se refiere: Slayers (conocida en España como Reena y Gaudi) y Gárgolas. Salía corriendo del colegio para que me diera tiempo a ver las dos sin perderme ni un minuto. A día de hoy me da un poco de miedo volverme a ver la historia de los defensores de la noche de Manhattan, ya que tengo entendido que con los años no ha envejecido bien. Eso sí, de Reena no me cansaré nunca, aunque el doblaje no esté muy allá si lo comparamos con cómo son las cosas ahora.

Pero volvamos al tema de las gárgolas. Para muchos, no son más que un recurso arquitectónico, la parte sobresaliente de algunos edificios que sirve para que el agua de la lluvia no se quede estancada en los tejados. Para otros es toda una figura mitológica. De hecho, tienen un significado muy mitológico hasta en las catedrales de estilo gótico, ya que simbolizaban al demonio, huyendo de la iglesia, a la vez que servían de espantapájaros. O espanta espíritus malignos, como prefiráis.

Para mí, además, hay muchas gárgolas que se han ganado el cariño del público. No sólo las de la serie estadounidense, no. A ver, ¿qué gárgolas se os vienen a la cabeza a vosotros? ¿He oído “las del Jorobado de Notre Damme”? Sí, también son muy entrañables y acompañan a Quasimodo en los momentos más bonitos (y más cómicos). Pero hay una más, estrechamente relacionada con los videojuegos. ¿Os va sonando un nombre?




Alguien está yendo al gimnasio y está cada vez más rocoso


Con la próxima actualización de League of Legends, el parche 7.6, damos la bienvenida (o re-bienvenida) a un nuevo Galio. Cambiando de los pies a la cabeza, parece que el guardián de la Liga de Leyendas ha dejado de lado el estilo gótico para volverse un poco más… renacentista. Su aspecto no es lo único que ha cambiado en esta ocasión, ya que la gárgola cuenta con un nuevo conjunto de habilidades con las que vais a alucinar.

Galio ha pasado de ser una agazapada gárgola a todo un imponente coloso, algo que también se ha reflejado en su forma de luchar en la Liga de Leyendas. Su pasiva es ahora Aplastamiento colosal. Con ella, el siguiente ataque básico infligirá daño mágico adicional en un área. Además, se trata de un daño que progresa con el daño de ataque y la resistencia mágica adicional del personaje. El enfriamiento de esta pasiva se reduce cuando las habilidades del coloso golpean a un solo campeón. ¿No os suena de algo? Se parece un poco a la pasiva de Diana, ¿verdad? Con matices, pero bueno.

Su nueva Q, Vientos de guerra, nos recuerda vagamente a su habilidad pasada, la del ya antiguo Galio. Ahora, el coloso dispara dos ráfagas de viento que infligen daño mágico. Cuando convergen, se forma un vórtice que provoca daño adicional. Este daño depende de la vida máxima del objetivo. Su W, Escudo de Durand, se ha vuelto ahora muy interesante. Tiene una forma pasiva: si Galio no recibe daño durante un periodo de tiempo, gana un escudo que absorbe daño mágico. Si mantenemos pulsada la habilidad, el coloso cambia a modo dfensivo, por lo que gana reducción de daño, pero pierde velocidad de movimiento. Al lanzar la W, Galio provoca a los campeones enemigos cercanos – algo que antes hacía con su habilidad definitiva –, una habilidad cuya duración dependerá del tiempo que haya pasado en posición defensiva.

De su nueva E se va alegrar mucho Yasuo, ya que Puñetazo justiciero asesta un golpe directo que levanta al enemigo. Tras un breve instante, Galio arremete hacia delante, infligiendo daño mágico y aturdiendo al rival. La trayectoria del golpe se detiene cuando choca con un campeón o un obstáculo en el terreno. Salvo por ese pequeño detalle, se parece bastante a una de las habilidades de Vi, ¿no es cierto?

Por último, su habilidad definitiva. Algunos pensarán que al haber convertido su ultimate anterior en una parte de su habilidad asignada a la W, lo que nos espera ahora es algo mediocre o cambia demasiado al personaje. Sí debo decir que a partir de aquí, la estrategia a seguir con Galio se ve bastante modificada, pero también puedo añadir que Entrada heroica es una habilidad de lo más prometedora. Con ella, Galio elige como pista de aterrizaje la posición actual de un aliado, lo que otorga a su compañero el Escudo de Durand durante unos segundos. Después, salta en el aire y se abalanza a toda velocidad hacia el lugar marcado (si nuestro aliado se ha movido, pues nos aguantamos, porque vamos a caer donde estaba antes). Al aterrizar, el coloso inflige daño mágico a todos los enemigos en la zona y los aturde. Suena un poco al estilo de Pantheon, ¿no?


Un tanque, un mago, un coloso con clase 

Galio siempre ha sido uno de mis personajes favoritos por sus habilidades, por lo que el rework me daba algo de miedo. Riot tiene últimamente la tendencia de hacer personajes con mayor movilidad, y temía que otorgando a mi gárgola más habilidades de movimiento, perdiese en daño y estrategia de combate. No obstante, el nuevo coloso sigue teniendo un abanico de habilidades la mar de atractivas.

Lo importante es que en esencia sigue siendo lo mismo: Galio es un potente tanque, pero también es un mago. Combinar sus puntos fuertes, encontrando el equilibrio, y aprendiendo a dominar sus nuevas skills, nos llevará a enamorarnos de él una vez más. Ahora es un campeón que puede presionar bastante en la fase de líneas, y con su nueva definitiva será capaz de aparecer en el punto del mapa que sea en el momento correcto. Bueno, eso... Eso ya depende más bien de nosotros, no le vamos a dejar toda la responsabilidad a él.

Un detalle que no hay que olvidar: ahora Galio es muy bueno iniciando teamfights, pero no lo es tanto a la hora de la retirada. Así que más os vale ganar, o rezar a los dioses que conozcáis, porque para huir lo vais a tener un poco difícil.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario