jueves, 10 de noviembre de 2016

Lo peor de Call of Duty es su comunidad de jugadores


En estos últimos días llevo encima muchas horas entre Call of Duty Infinite Warfare y Call of Duty Modern Warfare Remastered, sobre todo en sus modalidades multijugador. Además de servirme para llegar a una conclusión y ofreceros el análisis de ambos títulos, me ha servido para saber que ninguno de ellos me va a acompañar casi de forma diaria durante este próximo año, como sí ocurrió con Call of Duty Black Ops 3. ¿Cuál es la razón? ¿Tanto ha bajado el nivel respecto a la entrega anterior? No, todo tiene que ver con la comunidad de jugadores de esta franquicia en concreto.

Jugar a Call of Duty, en cualquiera de estas dos nuevas entregas, es muy frustrante a nivel multijugador. Además de las nuevas políticas de micropagos en Infinite Warfare, bastante injustas para mi gusto en el tema de los modelos de armas, entran en juego el resto de jugadores rivales. Cuesta mucho encontrar una lobby que realmente sea "sana" y dé gusto jugar en ella durante varias partidas. Siempre encontrarás a jugadores tóxicos, que tienes que silenciar de inmediato por sus continuos insultos. El problema es que su manera de jugar no puede ser muteada o evitada, y te tienes que aguantar igualmente.

Call of Duty tiene una comunidad entregada. Una gran base de jugadores pasa todo el año junto a este juego, y prácticamente no disfrutan de otras obras de la industria. La competición que impera en el juego, de una forma positiva, se convierte en una negativa cuando te enfrentas a este tipo de usuarios. Por no hablar de aquellos que no entienden la manera en la que debería de disfrutarse este título, aplicando estrategias poco morales y llenando las partidas de camperos que frustran la experiencia. Disfrutar de Call of Duty con amigos es muy gratificante, pero soportar tú sólo al resto de usuarios es desesperante.

Sí, también ocurre en otros videojuegos, en la mayoría que ofrecen una experiencia competitiva multijugador, pero en esta franquicia se multiplica esta sensación. El matchmaking podría ser mucho mejor, y es frustrante encontrar partidas llenas de jugadores tóxicos o de auténticos pro players, totalmente entregados a la obra y que convierten la experiencia de echar una o dos partidas en un quebradero de cabeza. Call of Duty Infinite Warfare es divertido, Call of Duty Modern Warfare Remastered es un auténtico regalo nostálgico, pero por desgracia hasta aquí puedo llegar, al menos en un tiempo. Las bases de los juegos son positivas y su multijugador tiene mucha personalidad, además de ser una propuesta competitiva de calidad, pero su comunidad de jugadores es una de las peores que encontramos en la industria al completo.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario