jueves, 6 de octubre de 2016

¿Todos los exclusivos de Microsoft deberían salir en Windows 10?


Ya nos hemos acostumbrado a la nueva política de Microsoft en lo que respecta a sus juegos exclusivos. Desde hace ya un tiempo, veremos a todos en Xbox One y también en Windows 10, con la opción de tener ambas copias comprando solo una. Aquí hemos celebrado desde siempre ese movimiento, ya que todos salimos ganando: muchos podrán jugar a estos títulos sin necesidad de comprar una nueva consola y Microsoft sigue obteniendo beneficios en software, con la venta del propio juego y con el Sistema Operativo necesario.

Sin embargo, hay ciertos comportamientos que parecen indicar que tampoco es algo que hayan tomado al pie de la letra. De hecho, los títulos exclusivos que llegaron a Xbox One antes de aplicarse estas nuevas políticas siguen allí y, por lo que parece, no van a asomar por Windows 10 al menos en un corto plazo de tiempo. La prueba la tenemos en los recientes acontecimientos que rodean a Sunset Overdrive, título exclusivo de Microsoft desarrollado por Insomniac Games que actualmente solo se puede jugar en Xbox One. El estudio de desarrollo afirmó a través de Twitter que les encantaría poder llevar el juego hasta PC, pero que era una decisión que correspondía únicamente a Microsoft. ¿Que ha respondido la gran compañía? Absolutamente nada, de hecho ha evitado la pregunta, diciendo simplemente que están muy orgullosos del juego y del estudio.


Sunset Overdrive sigue siendo totalmente exclusivo de Xbox One, junto a otros títulos como Halo 5

Generalmente, cuando las compañías responden así, lo normal es que asumamos una negativa encubierta. Pero, ¿qué impide a Microsoft lanzar todos los juegos exclusivos de Xbox One en Windows 10, aunque sean anteriores a la existencia de estas nuevas políticas? Quizás sigan queriendo mantener un pequeño atisbo de exclusividad en la consola, como si no quisieran dar el paso completo. Que los jugadores de Xbox One puedan seguir teniendo en sus estanterías esos títulos que nadie más puede jugar, ni siquiera en Windows 10. Quizás también tenga que ver con que no han sido capaces de mantener el nivel entre estas versiones, aunque también es algo que dice mucho del asunto.

El mayor problema ahora mismo de esta idílica relación entre Xbox One y Windows 10 son las malas condiciones en las que suelen llegar los juegos en la versión de PC. Lo vimos con Quantum Break, lo estamos viviendo con Forza Horizon 3 y es la única espina que debería ser capaz de solventar Microsoft a no mucho tardar. Lo mismo ocurre con la tienda de Microsoft, donde podemos obtener los juegos, que está lejos de estar a la altura si la comparamos con otras plataformas de videojuegos actuales en PC. Por alguna razón, la unión entre Xbox One y Windows 10 ya es total y todos la hemos aceptado, pero la consola sigue pareciendo importar más por todos estos detalles, que incluyen la manera de actuar de la compañía y las respuestas (o ausencia de ellas) en casos como el de Sunset Overdrive.

Quizás estos pequeños detalles, que siempre dejan a las versiones de los juegos de Windows 10 por debajo de lo que encontramos en la consola, sea una simple demostración de dejadez. Como el que ofrece un servicio que en realidad no quiere, pero que ha tenido que aceptar debido a su situación en el mercado. Pero qué sabré yo.

0 comentarios:

Publicar un comentario