lunes, 12 de septiembre de 2016

Aquí tienes 5 razones para volver a World of Warcraft




No estábamos preparados. O, bueno, sí. Yo al menos lo estaba. Llevaba preparada para este momento más tiempo del que creía. Han pasado tantos años desde que jugué por primera vez a World of Warcraft, desde que luché codo con codo con los grandes héroes, desde que el cadáver de El Traidor fue guardado bajo una custodia que nunca debía terminar... Y ahora todo se desmorona. Un enemigo del pasado vuelve más poderoso que nunca, y los grandes héroes junto a los que luchamos caen ahora ante una fuerza imparable. Debemos despertar de nuestro letargo, pues Azeroth – y todos los mundos – nos necesitan.

Ya lo he dicho en el análisis de esta nueva expansión, pero lo repetiré las veces que haga falta: Legion es el renacer de World of Warcraft. No me extraña que muchos veteranos que abandonaron el MMORPG de Blizzard hayan vuelto ahora. Para los que estáis ahí que no sabéis qué hacer, si debéis caer o no en la tentación de regresar a este chupa-vidas que tantos años de vuestra existencia os ha robado, deciros que no lo penséis más. Legion hace que todo vuelva a merecer la pena. Quizás esté exagerando, quizás no, eso no lo sabréis hasta que juguéis... Pero puedo hacerles la decisión más sencilla y menos dañina. ¿Qué tal si resumimos un poco esta expansión con unas cuantas claves?


Nueva clase: el Cazador de Demonios

 El principal atractivo de Legion es el regreso de Illidan y los Illidari, sus Cazadores de Demonios. No estuvieron preparados la primera vez, cuando su líder cayó, pero sí lo están ahora. Gul'dan ha robado el cadáver del Señor de Terrallende, y la Legión Ardiente ha regresado más fuerte que nunca. Desesperados, los que antes nos temían y odiaban saben que somos la última esperanza. El Cazador de Demonios tiene el trasfondo de clase más interesante de todo el juego, a mi parecer, y sumergirnos de lleno en su historia es un punto muy a favor de World of Warcraft.

Más allá de la línea argumental, está lo que interesa a aquellos que ni se leen las misiones, las habilidades. En esta nueva clase, lo fundamental es la posición de nuestro personaje, de ahí que se le haya dotado con una gran movilidad, sumando sus habilidades y su nueva capacidad de Doble Salto y Planeo. Además de las habilidades propias de Cazador, tendremos las raciales de Elfo de la Noche o Elfo de Sangre, según a qué raza hayamos escogido.

Debo decir que he disfrutado (y sigo disfrutando) mucho del juego como Cazador, ya que presenta una manera diferente de acabar con nuestros enemigos. Elegiremos entre Devastación y Venganza, o lo que es lo mismo, entre daño y tanque. Personalmente, prefiero las habilidades de Devastación, aunque la metamorfosis de Venganza es también muy peculiar.

Las Islas Abruptas, nuestro nuevo destino

Explorar un nuevo continente siempre es una buena excusa para volver a los juegos. A mí me pasó con Skyrim, y me pasa cada vez que Blizzard saca algo para Warcraft. No obstante, debo decir que Las Islas Abruptas no traen nada nuevo en lo que a diseño se refiere, y por mucho gusto que dé explorarlas no deja de ser más de lo mismo. No me malinterpretéis, que este artículo va de convenceros. Esto no quiere decir que el juego aburra, sólo que, en ciertos aspectos, se mantiene tan conservador como siempre.

Hasta siete zonas nuevas nos dejan ver que, aunque no sea nada del otro mundo (o sí, depende de cómo se mire), tener un montón de misiones nuevas esperando mola. Y, bueno, artísticamente, por mucho que el diseño de personajes siga siendo tan anticuado, ningún MMORPG puede igualarse a la grandeza de los escenarios de World of Warcraft.



Una historia que te atrapa desde el primer momento 

No se trata ya únicamente del trasfondo de los Illidari. Aunque éstos nos transportan a la acción nada más comenzar a jugar, hay mucho más allá. Como digo, los grandes héroes del pasado regresan, así como los villanos, y no todos podrán salir victoriosos en este nuevo enfrentamiento con la Legión Ardiente. Una trama que engancha hasta tal punto que eres incapaz de dejar de jugar – sí, como antes, pero ahora entretiene más – porque necesitas saber qué ocurre, unas escenas cinemáticas impresionantes que son todo un regalo y que nos hacen sentir que esta aventura es totalmente nuestra.

 Enfrentamientos épicos en un mundo que se desmorona, una guerra que parece que nunca llegará a su fin, demasiados detalles como para pestañear... Blizzard se merece un aplauso por lo que nos ha traído en World of Warcraft: Legion, ya que ha sabido adaptar a la perfección lo que el título necesitaba en lo que a historia se refiere.

Armas Artefacto: más allá de los Talentos 

Ésta fue una de las grandes novedades de Legion y de las más aplaudidas. Se nos pusieron los ojos grandes y brillantes, como en un shojo, nada más enterarnos de su existencia. Y es que las Armas Artefacto evolucionan con nosotros, con nuestro nivel, lo que las hace más importantes que cualquier parte del equipo legendario. Son propias de cada clase, con sus propias habilidades y mejoras. Esto es ya algo fuera de serie.

Gracias a nuestra Arma Artefacto podremos potenciar ciertos atributos que sean mejores para nuestro personaje, permitiéndonos una mayor personalización de nuestro héroe y de sus capacidades. Haciendo uso de unas nuevas gemas especiales que encontraremos por toda la extensión de las Islas Abruptas, desbloquearemos el progreso de nuestra arma, y con él, el de nosotros mismos.

Sedes de Clase: ¿sustituta o evolución? 

Muchos fueron los jugadores que se llevaron las manos a la cabeza con la llegada de las Ciudadelas en Warlods of Draenor, pero eso cambia aquí, en Legion, donde aparecen las Sedes de Clase. Gracias a este nuevo añadido, nos convertiremos en auténticos líderes al mando de poderosos ejércitos. El funcionamiento no deja de ser prácticamente lo mismo que en las Ciudadelas. En nuestra fortaleza, tendremos esbirros y campeones a los que enviar en misión, y también tendremos nuestras recompensas. Sí, poder potenciar nuestras Armas Artefacto es una de las recompensas.

No obstante, esto no es cosa de un momento, muchas misiones ocuparán largas horas a nuestras tropas. Desbloquear todas las historias y las mejoras de la sede será bastante complejo, pero muy gratificante.

¿Qué? ¿Todavía no te animas? ¿Acaso tienes miedo? ¿De qué? ¿De Illidan? ¿De la Legión Ardiente? Vamos, no seas tonto. Yo creo que sí estas preparado.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario